Kickstarter de Norba Miniatures

Posted by Golem de plata | Posted in , , , , , , | Posted on

Reacciones: 

0

Desde el mecenazgo o preventa organizado por HT Publishers para publicar el primer libro de Frostgrave no participaba en un crowdfunding, pero los chicos de Norba han sacado uno de escenografía y no he podido resistirme. Aunque disfruto mucho peleándome con cartón y trocitos de plástico varios, que uno va recogiendo cual pequeño complejo de Diógenes, he de decir que tenía ganas de algo hecho por profesionales. Hoy día 12 de junio es el primer día de este crowdfunding y en las pocas horas que llevan ya han superado todas las recompensas, y aún quedan 19 días por delante, si queréis haceros con los diferentes packs, resultan muy interesante para juegos de escaramuzas como Frostgrave.

Yo me he decantado por la atalaya de clara reminiscencia El señor de los anillos, me parece un elemento muy chulo y espero que mis pinceles estén a la altura. Os dejo AQUÍ el enlace al kickstarter. 




Kharadron overlords y AoS, una opinión

Posted by Golem de plata | Posted in , , , , , , , , , | Posted on

Reacciones: 

0

Ya, apenas paso por aquí, han sido muchas cosas: navidades, enfermedades, mudanzas, proyectos... pero he vuelto, he vuelto porque hay cosas que no se pueden dejar de comentar ¿No?

Vale, por el título ya sabéis de qué he venido a hablar. No me apasiona hacer estos posts de opinión sobre novedades porque, seamos francos, hasta aquí sólo llegáis algunos pocos extraviados y es en los blogs importantes donde uno va a leer estas cosas, se entera de las novedades y se interesa por qué piensan los que uno sigue desde hace tiempo, esta no dejará de ser una parrafada subjetiva más.

En fin, al turrón, como diría el ancestro Cejohierro: Games Workshop lanza una nueva facción para Age of Sigmar, los Kharadron overlords, enanos pseudosteampunk. Sí. son enanos, (o duardin, copyright mediante) lo sabemos porque son más anchos que altos y han dibujado barbas a las máscaras; no obstante, sugiero hacerse con un abrelatas para comprobar que todo está bien debajo de tanto metal cromado.

La verdad es que tengo sentimientos encontrados. Me gustan, sí en serio, me gustan, es la primera facción que me ha hecho plantearme abandonar mi animadversión hacia AoS, me molaría aprender a dirigirlos en tablero, por no decir que sería todo un placer pintar tanto metal (bueno quizá no tanto placer) Incluso me gusta la estética de las minis y el concepto de saqueadores que bajan al mundo para algo en concreto y se vuelven a su colonia minera en las nubes (eso último es un guiño gratuito a Star Wars que me apetecía introducir) El caso… me gusta, no me encanta tampoco, pero sí me gusta, si el precio fuese la mitad de lo que será, quizá me lo plantease, pero no.

No, no compraré nada porque al fin y al cabo los enanos conforman uno de mis ejércitos más queridos, y estos no son enanos, de hecho Games Workshop está de acuerdo conmigo, en la presentación lo dicen tal cual «The Kharadrons have become a race unto themselves, separated from their kin through the centuries» o en cristiano viejo: “Los Kharadrons se han transformado en una raza por sí misma, separada de su propio pueblo a través de los siglos.” Pueh eso, que no, que los agravios están para ser saldados, AoS se cargó el viejo mundo y un enano perdona sólo a base de hachazos y nunca olvida. No, no me haré un ejército de Kharadrons porque viendo las miniaturas y viendo la estética del 40K no percibo la diferencia y por extensión me parece absurda una vez más la excusa de este nuevo universo.

Podría dejar a un lado las tonterías que acabo de decir si me molasen las minis y tal, al fin y al cabo, es un juego y está hecho para disfrutar, pero la razón más importante de todas, es que se demuestra una vez más que Age of Sigmar es un juego fallido. Games Workshop creo AoS para acercar Warhammer a su prima hermana económicamente más solvente, es decir, 40k, pero lo único que se ha conseguido es desvirtuar un juego para hacer dos similares. El éxito y el interés está en la originalidad, no en la copia. Si todos llamamos Sigmarine a los nuevos elegidos clónicos de Sigmar, si los Orkos se diferencian en casi nada a sus primos 40k y si estos enanos podrían entrar perfectamente en el universo de las naves-catedral, entonces qué aporta AoS. ¿Un 15% más de espadas y hachas? Yo le pido a los mundos en que juego cierta riqueza, cierta autenticidad, sino sencillamente no me interesan.

Resumiendo: es un buen concepto, pero se han equivocado de universo.



Referencias: Warhammer Community

Relato: El Golem de plata llega a Frostgrave

Posted by Golem de plata | Posted in , , , , , , | Posted on

Reacciones: 

0

A veces la luz no nos deja ver, se quema en los ojos y nos inunda con un río puro y doloroso. Lo he sentido varias veces en mi existencia. Ese cosquilleo en las cuencas de los ojos me ha hecho sentir humano, pero mi materia es otra y estas grandes cuentas de vidrio con runas grabadas se recuperan rápidamente de cualquier impresión.

Llegué a Felstad bajo la petición de Hairon, de la cuarta casa, él deseaba hacer la guerra a uno de los archimagos de la ciudad. Codicia, supongo. Yo tenía en mi interior una necesidad por luchar más grande que el ansia de libertad. Acepté y le seguí junto a otros constructos como yo, aquellos cuya misión original había caído en el olvido. Luchamos dos días en Felstad, el barrio de los cronomantes se convirtió en una batalla gigantesca, magos y soldados se unieron a uno y otro bando, todos luchábamos en una orgia de ruido de hechizos y crujidos de derrumbes. No sé cómo hubiera podido terminar todo, pero lo hizo, nos detuvieron.

Una ola de magia corrió por todas las calles sin ningún aviso previo, los vivos no tuvieron tiempo de gritar. La luz del conjuro era tan pura, que cuando llegó a nosotros en el siguiente parpadeo el cosquilleo en mis ojos se volvió insoportablemente doloroso. Sí, sentí dolor. En ese momento el único pensamiento en mi cabeza era de fin. La ventisca llegó inmediatamente después, arrastrando gritos y escombros. Sé que Hairon murió atravesado por una viga porque he tenido su cadáver frente a mí los últimos siglos, otros perecieron ahogados en un alud de nieve tan fina como el polvo y los últimos quedamos atrapados en el mismísimo aire, congelado súbitamente a nuestro alrededor. Luego todo fue silencio y calma.

Incluso para un golem mil años es mucho tiempo. Caí en el sueño de la piedra, sin más imágenes en mi inconsciencia que las originales: las palabras de mi creador recitando el hechizo, la misión encomendada, mi Misión y por tanto mi vida. ¿Qué es un Golem sin ella? Nada, no es nada, un fragmento de material animado, absurdo. Lo comprendí atrapado en el hielo. Dormí siglos y desperté inmóvil, empecé a pensar en todo lo ocurrido desde muchas perspectivas distintas, y así se calmó la ira que me había dado forma en el principio, aprendí la paciencia cuando bien pude caer en la locura de las maquinas rotas.

Desde mi prisión de hielo pude ver los primeros cadáveres levantarse, Hairon se fue con ellos, un Liche reclutaba un ejército en dirección hacia los barrios bajos de la ciudad. También algunos aventureros observaron mi silueta, pensaron en liberarme, en utilizarme. ¿Podrían hacerlo? Quizá alguno pudo, pero yo soy el Golem de plata y hace tiempo dejaron de gustarme los hilos y los titiriteros.

Un día cualquiera, con el sol en lo alto, apareció ante mis ojos una grieta. Tras tantos años preparándome no necesité más. El hielo se quebró bajo la presión de mi fuerza con un estallido. Fue un renacimiento.

Karn, golem de plata - © Magic the gathering

Pinceles III : Mineros enanos

Posted by Golem de plata | Posted in , , , , , , , | Posted on

Reacciones: 

2

«¡Cavar, cavar, cavar,
cavar en la mina quiero yo!
¡Cavar, cavar, cavar, cavar!
No acabas nunca, no.
Quien cava más, muy rico es...
...si tu pico das al derecho y al revés.
¡Y al cavar...! 
¡Y al cavar! 
¡...con afán...! 
¡Con afán! 
Otros mil diamantes... 
¡van!» 
- Blancanieves y los siete enanitos - Disney          

Aquí llegan el primer regimiento que pinto en... en años! Unos Mineros enanos de Games Workshop cuya caja conseguí hace bien poquito por 10 € Estoy muy contento con la compra. Aún no he pintado los ponis ni los elementos de escenografía de la matriz, que son geniales, pero el regimiento ya está y me apetecía mostrároslos... si es que hay alguien ahí. ¿Hola...? 

Las fotografías no me han quedado todo lo bien que me gustaría, pero no sé dónde está mi cámara y he usado la del móvil. Tendréis que disculparme la calidad. Ya sabéis que haciendo clic en las fotografías podéis ampliarlas.

Pese al color azul que homogeneiza el regimiento, mi ejército enano no va completamente uniformado y quise seguir con la tónica dando un poco de personalidad a cada miniatura con guantes y arneses de distinto color, además algunos van con camisa y otros marcando músculo.

Estoy especialmente contento con el equipo de mando, tanto con el jefe con el taladro de vapor (No se aprecia, pero estoy orgulloso de su barba, si bien los brazos quedaron algo picados con el superglue) como el portaestandarte, que es mi mini favorita del regimiento.

Por otro lado, destacan un enano con lámpara y enano señalando mientras hace skate. Vi no sé dónde este uso para la carretilla y me encantó. El enano de la lámpara, llamémoslo... Thragal el gruñón (muy amigable no parece) lleva además una mochila bien equipada, y es que está destinado a formar parte de mi banda de Frostgrave, así que lo veréis en el futuro por aquí.

Y esto es todo, aunque no tengo previsto volver a jugar a Warhammer (al menor por el momento) en ninguna de sus nuevas actualizaciones, me apetecía mucho pintar un nuevo regimiento. ¡Ya sabéis, a los pinceles, camaradas, la Guerra será en color o no será!

¡La pólvora llega a Frostgrave!

Posted by Golem de plata | Posted in , , , , , | Posted on

Reacciones: 

4

Estaba deseando compartir con vosotros algún aporte fan-made para Frostgrave y aquí va el primero de, espero, muchos. Creo que lo que más he visto entre las bandas que nos encontramos por internet son enanos y lo que más le gusta a un enano (después de la cerveza) es la pólvora. Así que, si sois uno de esos generales que añora el olor del polvo negro, os dejo el perfil de un nuevo soldado, así como de su arma. Creo que está bien equilibrado, pero agradecería opiniones. Oh, la imagen que acompaña es un atronador de mi ejército enano.
Abajo tenéis un link para descargar el PDF como Frostgrave manda.


Arcabucero



Arcabuz

Se trata de un arma de pólvora, muy rara y apenas disponible en Frostgrave, quienes se atreven a utilizarla son tiradores especializados; sin embargo, esta tecnología es aún demasiado reciente y puede ser peligrosa. Hace falta una acción para cargar un arcabuz y otra para dispararlo. Si la figura así lo desea, puede remplazar la acción obligatoria de movimiento por una acción de 'recarga'. Los arcabuces tienen un modificador de +3 al daño y un alcance máximo de 16''. Además, si en su tirada el arcabucero saca 1, se considera que el arcabuz ha fallado estrepitosamente y el tirador recibe automáticamente dos puntos de daño. Si durante la partida el arcabucero repite el fallo con resultado de 1, se considera que el arma ha quedado inútil y no podrá utilizarse durante el resto de partida. Se asume que todos los arcabuces comienzan la partida cargados y listos para usarse.

Un arcabucero puede utilizar munición de plata por 20 CO. En tal caso los disparos del tirador se saltan la regla “Inmune a las armas no mágicas” de los No Muertos.


Descarga AQUÍ el PDF con la hoja del Arcabucero para Frostgrave!

“¿Hueles eso? ¿Lo hueles, muchacho? — ¿Qué es? — Pólvora, hijo; nada del mundo huele así. Amo el olor de la pólvora por la mañana”

Relato: La astucia del último von Carstein

Posted by Golem de plata | Posted in , , , , , , , , , | Posted on

Reacciones: 

0

 Bertold subió el último tramo de la colina apoyándose en su pesada vara, el nigromante jadeaba por el esfuerzo acometido, la magia había consumido prácticamente todas sus fuerzas. Entonces se percató de otra presencia. La brisa le llevó un susurro bien conocido, que heló el sudor de su cara. Mannfred von Carstein estaba allí, observando la batalla que aún enfrentaba los cadáveres elevados por Bertold contra los caballeros Bretonianos. El vampiro le dedicó una mirada que no reflejaba ningún pensamiento o sensación, pero el nigromante tuvo miedo por las consecuencias: había perdido la batalla.

-Mi señor… sus fuerzas eran muchas. He empleado el mejor de mis esfuerzos…

Von Carstein negó y volvió la vista al frente. Los caballeros del Grial cargaban en ese momento contra la última fila de esqueletos, llevándoselos por delante y aplastando sus huesos bajo las herraduras de los caballos. Los necrófagos, sin embargo, aún plantaban batalla, incluso en la distancia el vampiro y el nigromante podían percibir el brillo verdoso de sus ojos, la ansiedad por la carne les impulsaba a resistir.

-Era lógico, Bertold. No podías ganar, te envié para desgastar su ejército. Mañana llegarán a Tempelhof con menos hombres, heridos, cansados. Se estrellarán contra los muros del castillo creyéndose invencibles por la victoria de hoy y allí encontrarán su tumba. La arrogancia siempre pierde a los bretonianos.

Ilustración de 'El fin de los tiempos'
© Games Workshop
El nigromante suspiró aliviado, el agradecimiento que sentía por el hecho de no ser castigado le inspiró a buscar dentro de sí los restos de voluntad que le quedaban. Extendió su vara hacia el cielo, las calaveras que la adornaban iluminaron sus cuencas vacías con un fulgor de otro mundo, castañearon sus dientes mientras los vientos de la magia se arremolinaban en torno al nigromante, entonces Bertold extendió su mano crispada hacia la batalla. Los hombres de armas y los caballeros caídos empezaron a levantarse con torpes movimientos de marioneta, su carne aún estaba templada, la sangre aún manaba por sus heridas. El horror se extendió entre los bretonianos, que flaquearon. Los campesinos huyeron abandonando las armas y los caballeros retrocedieron mientras luchaban contra su miedo.

El señor de Sylvania sonrió complacido, incluso posó su mano sobre el hombro de Bertold para felicitarle, su toque helado traspasó las ropas del nigromante, enroscándose en su piel y llegando a los huesos. Aun bajo esa sensación, el hechicero se sintió recompensado.

La ventaja del reducto de cadáveres animados y necrófagos no duró demasiado, un caballero de armadura lacada en blanco y naranja levantó su espada, que bajo la luz de la luna brilló con un fulgor puro. Los caballeros se reagruparon en torno a él y cargaron contra sus antiguos compañeros.

-¿Quién es?

Bertold sintió la sacudida de los hilos mágicos al romperse, los cadáveres cuyo control perdía uno a uno tras la violenta carga, pero no cedió su dominio. Cuando lo peor hubo pasado, se fijó en el hombre que acaudillaba el ejército.

-Jules de Montfort, suya es esta cruzada.
Mannfred asintió:
-Busco un nuevo chiquillo, quizá pronto su cruzada vuelva a Bretonia vistiendo mis colores.

El nigromante flaqueó, un golpe certero del tal Jules de Montfort atravesó un antiguo compañero reanimado por Bertold, entonces el aura de su arma bendecida contaminó los hilos mágicos que ataban los restantes cadáveres a su titiritero, el nigromante gritó perdiendo el control y sus criaturas se derrumbaron, dejando únicamente a los necrófagos rodeados y a punto de ser aniquilados.

Mannfred no pareció molestarse por aquella suerte, sencillamente se volvió dando la espalda a la batalla.

-Vamos Bertold, nada hacemos aquí, volvamos a Tempelhof.

El nigromante echó una última mirada al valle, los bretonianos ya gritaban victoria. Poco iba a durar su felicidad, si Mannfred deseaba un nuevo chiquillo, Jules de Montfort pronto pasaría a ser Jules von Carstein. Quien sabe, quizá el rey de Sylvania le permitiera educar al joven vampiro, sería un magnífico paso para aumentar su influencia y ganar más poder.

Feliz Día del Orgullo Friki 2016: Mis inicios

Posted by Golem de plata | Posted in , , , , , , , , , , | Posted on

Reacciones: 

0

Bueno, felicidades a todos, creo que es la primera vez que lo deseo así en “voz alta” pero al haber regresado al mundillo hace poco me hace especial ilusión.

Aprovechando la coyuntura hoy os hablo de mis inicios en este mundo de dragones, magos y mazmorras, que comenzó incluso antes de conocer al que sería mi grupo de rol y wargames. Literatura mediante.

No recuerdo cuál fue mi primera novela de fantasía porque los cuentos siempre estuvieron en mi vida y es difícil hacer una muesca clara en la lista. Lo que sí recuerdo es mi primer libro de “dragones y mazmorras” y fue, como no podía ser de otra manera, con la colección de Planeta DeAgostini que salía por fascículos y cuyos cuarenta y cuatro tomos conservo (y no, no me he leído toda la colección, pero sí aproximadamente la mitad) El primer fascículo venía con El retorno de los dragones de Margareth Weis y Tracy Hickman de la trilogía de La guerra de la Dragonlance, como veis más canónico no se puede ser. Ya por entonces los libros me supieron algo encorsetados, pero los devoré igualmente. Luego me compré la secuela y trilogía Leyendas de la Dragonlance (todos amamos a Raistlin, ¿verdad?) en esa maravillosa edición de Timunmas; y finalmente El ocaso de los dragones, que comprende Los caballeros de Takhisis y La guerra de los dioses, misma edición, que me dejó sin ganas de leer más sobre el mundo de Krynn por una larga temporada. No son libros extraordinariamente bien escritos, pero ofrecen un colorido mundo de fantasía donde el lector es capaz de viajar junto a los personajes, algunos más creíbles y otros menos.

La susodicha colección servía de base perfecta para cualquier colección de fantasía que se precie. Incluía sagas tan canónicas como El Elfo Oscuro, de R.A. Salvatore; Crónicas de Belgarath, de David Eddings; o Ciclo Pendragón, se stephen R. Lawhead, entre otras. 

 Desde un punto de vista estrictamente personal y literario, para mí los más interesantes fueron las Leyendas de la Dragonlance, donde los autores supieron manejar bien el balance de fuerzas entre los personajes. Recuerdo que durante las primeras páginas quedé confundido por el protagonismo de Cáramon y tuve que volver a la trilogía anterior para cerciorarme que era el mismo simplón de esas novelas. La evolución de los gemelos durante toda la historia es un ejemplo muy digno de cómo evitar unos personajes planos (defecto habitual en las novelas de fantasía) La narrativa fluye moderadamente bien, aunque choca contra el personaje de Crysania que, pese a resultar coherente, le falta un mayor protagonismo donde se expliquen mejor sus emociones e impulsos.

Ya para terminar una íntima curiosidad: en La guerra de los dioses, hay un fragmento que aún hace que se me ericen los pelos de la nuca cuando lo leo, por su sencillez, por la capacidad de expresar la personalidad de un personaje en una sala frase. No deseo hacer spoilers, por lo que para los curiosos diré que me refiero al final del capítulo 12, el encuentro entre Astinus y otro personaje, su conversación sobre la alfombra y la confesión de este último personaje mirando absorto más allá de las estanterías.


No, la fantasía no son sólo dragones y hechizos, juega y fabula con el mundo “real” y es capaz de mostrar (quizá mejor que cualquier otro género) algo tan necesario para un chico adolescente como son los sentimientos.

Portada de 'La Guerra de los Enanos' de Leyendas de la Dragonlance. En imagen: Raistlin, Cáramon y Crysania a punto de cruzar el umbral hacia el reino de Takhisis, la diosa oscura. #Dramón