domingo, 20 de enero de 2019

The winter is coming - Escalada


Aunque a principios de mes ya os detallé mi escalada, el señor Serviorco, del blog El peón y el rey, propuso una pequeña escalada invernal enfocada a pintar un grupo cerrado, un kill team, una banda, o lo que fuese. La idea de participar con compañeros me atraía bastante y he terminado apuntándome, además así voy sumando para mi escalada anual.

En mi caso he elegido la escuadra de primeros nacidos vostroyanos, que pedí en el Made To order de diciembre. Es un regimiento que siempre me ha llamado la atención, de hecho aún recuerdo cuando salió en la White dwarf, y si bien 40K no me llamaba por entonces, la estética de cosacos rusos me gustó mucho. Nunca me había animado a comprarlos, pero con la perspectiva de su salida de catálogo me animé por la escuadra formada por 7 soldados, 1 argento, 1 soldado con lanzallamas y 1 peana de arma pesada, en este caso, un bolter pesado.

Las reglas de la escalada son sencillas, se proyectan 4 plazos:
  • DOMINGO 20 ENERO: Primer plazo.
  • DOMINGO 27 ENERO: Segundo plazo.
  • DOMINGO 3 FEBRERO: Tercer plazo.
  • DOMINGO 10 FEBRERO: Último plazo.

Yo, que recibí la escuadra el jueves, no he podido ponerme a pintar, así que en esta ocasión ya voy tarde y mal. Me he limitado a quitarle las líneas de molde (apenas visibles) y las rebabas (todas las del mundo), e imprimar en negro (más o menos bien, como veréis en las fotos de calidad caserísima. ¡Pero es que no he tenido tiempo de más!).

Prometo que el próximo domingo los avances serán más notables y las fotografías mejores. Si queréis ver cómo le va al resto de participantes de la escalada, os invito a visitar el blog El peón y el rey, mañana lunes publicará los avances.

Ya, ya sé, apenas veis nada... Ya lo siento. La vida...

Este caballerete es lo más interesante del reporte de hoy. Eché mano de la caja de
restos para hacer más impresionante el lanzallamas. Es sencillo
pero queda bien. Veremos qué tal el pintado.


miércoles, 9 de enero de 2019

[Reseña] Blackstone Fortress, la novela



  • Autor: Darius Hinks
  • Traductor al francés: Vincent Basset
  • Páginas: 408
  • Capítulos: 30 + prólogo + epílogo
  • Editorial: Black library


Con el hype por las nubes por la caja de Blackstone Fortress, y teniendo que esperar hasta el día 15 de enero para tenerla en mis manos, decidí comprar la novela de la Fortaleza negra, de Darius Hinks. Podéis adquirirla en inglés, francés y alemán, porque en español han vuelto a olvidarnos, como viene siendo tristemente habitual. Yo la he leído en francés, traducida por Vincent Basset.

En la novela acompañamos a Janus Draik, un comerciante independiente (Rogue trader) de la prominente casa Draik de la sagrada Terra, en su viaje primero a Precipicio, la estación espacial que orbita en torno a la recientemente descubierta fortaleza negra, una gigantesca fortaleza con un poder destructivo aún mayor; por un lado, esta fortaleza aparenta estar inactiva y por otro revela claramente signos de una actividad difícil de explicar. En la estación, Draik se topa con Grekh, un mercenario kroot que contrae una deuda con él, y a quien le habla de la cripta de Ascuris, el corazón de la fortaleza, el lugar donde Draik ha calculado que puede encontrarse la estación de mando que le permita hacerse con la nave. Él no es el único que quiere llegar hasta la cripta, el kroot le habla de otros exploradores que ya lo intentaron una vez, Taddeus el purificador, y su guardaespaldas Pious Vorne, así como la piloto Audus, todos ellos muy útiles para llegar hasta ese lugar. Además, entrarán en contacto con Helmont Corval, un navegante que también los acompañará en la misión. Cierra el grupo Isola, la mano derecha de Draik. Tras una serie de problemas en Precipicio, llegan a la fortaleza negra, un lugar extrañamente indescriptible, construido en su totalidad por un material negro que adquiere todas formas y arquitecturas posibles en la más absoluta oscuridad. Durante todo su periplo deben enfrentarse a los mil peligros que pone ante ellos la fortaleza, desde trampas a torturas mentales, pasando por criaturas que se encuentran allí encerradas; pero lo más inquietante es la sensación de estar siendo vigilados de cerca por la fortaleza. ¿Es posible que la estructura alienígena sea consciente? ¿Es posible que también ella quiera algo de ellos?

  • LO MEJOR: Los personajes están muy bien construidos, realmente me ha sorprendido, no he leído demasiado de 40K, pero de lo que sí, puedo afirmar que esta es en la que mejor están definidos sus distintos caracteres. Draik es el protagonista, y sufre una evolución muy interesante a lo largo del libro, al igual que Corval, que también destacaría. Están muy bien reflejados los distintos secretos y objetivos de cada uno, y se narra de una manera muy original tanto la arquitectura como las distintas pruebas de la fortaleza.
  • LO PEOR: los “malos” dejan que desear, además de la historia principal del grupo y de los flashbacks de/sobre Draik, los capítulos en que no se habla de ellos son para los distintos malos de la historia, unos de ellos sobran completamente, están ahí para hacer que la fortaleza se luzca, básicamente; los principales sí tienen un buen desarrollo, aunque la excusa de por qué están ahí es excepcionalmente mala.
  • OTRAS COSILLAS: los ratlings y el robot UR-025 tienen sus cameos, pero no forman parte de la historia, y tampoco lo hacen Amallyn Shadowguide, la exploradora aeldari de la caja, ni Espern Locarno, el navegante de la caja; ellos son sustitudos por Audus y Corval, que ocupan sus roles durante la historia. Esto puede decepcionar a quienes quieren saber más de los integrantes de la caja, y lo cierto es que no entiendo demasiado el por qué se tomó esta decisión, no es lógica, desde mi punto de vista. Tampoco se ven demasiadas criaturas de la caja, pero no voy a desvelaros cuáles sí y cuáles no.


Con todo lo dicho, he disfrutado muchísimo la novela, y estoy muy dispuesto a comprar otras si hacen más sobre la fortaleza o sobre Draik, si bien lo dudo. También me ha llamado mucho la atención el estilo de Darius Hinks, queda claro que es un buen narrador, aunque a la novela le habrían hecho falta unas cuantas horas más de trabajo para solucionar lo mencionado, y pulir algunos recursos narrativos demasiado facilones, pero ni tan mal. Si os ha gustado la caja y queréis saber más sobre (algunos) de sus personajes, no lo dudéis.



jueves, 3 de enero de 2019

[Escalada 2019] Objetivos


Feliz año a todos, humanos, constructos e I.A.’s en general. En esta ocasión, atravesamos un nuevo umbral, un nuevo año que espero esté lleno de hobby para todos vosotros. Por mi parte, empiezo el año con fuerza.

Tras mi fracasada escalada anterior, creo haber aprendido la lección, el que mucho abarca poco aprieta, si ya lo dice todo el refranero español. Este año me he planteado una escalada mucho más “sencilla”, y planeo afrontarla con un espíritu más práctico, y no dejar volar demasiado la cabeza con proyectos extraños.

Mi objetivo principal es el pintar 120 miniaturas en este 2019, casi podría acabar aquí el post. 120 miniaturas son un montón para mí, pero dividido entre 12 meses, salen a 10 minis por mes, un objetivo que creo es factible, siempre y cuando no me mude a otro continente… cosa posible, por otra parte.

Dentro de este macroobjetivo hay tres objetivos concretos:
  • Blackstone fortress: esta maravillosa caja llegará a mis manos a mediados de enero para mi cumpleaños, y cuenta con 44 preciosas minis que ardo en deseos de pintar. Ya es algo más de un 36% del total, pero a efectos de la escalada voy a redondear siempre a lo bajo.
  • Iniciativa Nexux-1: ya os hablé de mi ejército del adeptus mechanicus, cuento con un puñado de minis, entre tropas y conversiones, y quiero terminarlas antes de comprar nada más, ya he terminado los cinco primeros skitarii rangers, y me quedan 23 miniaturas en el cajón. Creo que es el objetivo más fácil porque es el del que tengo más ganas. Otro 19% del total.
  • Ejército enano: hace unas semanas realicé recuento de las tropas y de lo que me queda porpintar, me gustaría que 2019 fuera el año en que cierro este ejército. Quedan unas 15 miniaturas por pintar, si no me equivoco, y aunque parece poco, muchas requieren de conversiones o son de esas a las que hay que echarles horas. Otro 12% para la escalada


En total de estos tres objetivos suman 82 miniaturas, es decir, el 67% de la escalada. El 33% restante, es decir 38 miniaturas, prefiero dejarlo a mi libre albedrío según lo que surja, hay muchas cosas en la marea gris que tengo ganas de pintar, pero prefiero dejarlo abierto. Me gustaría empezar con mi ejército de Altos Elfos, que es el más grande que tengo, y espera desde hace muchos años ser pintado; pero también acabo de comprar en el “made to order” una escuadra de infantería de los primeros nacidos vostroyanos, son 9 miniaturas que me muero por pintar. También esperan 4 acólitos de Tzeentch de la caja de Warhammer quest Silvertower. Tampoco descarto comprar algo más de Adeptus Mechanicus cuando termine lo que tengo, y quiero seguir ampliando miniaturas para Frostgrave, por no hablar de la escenografía y tal y tal. Lo dicho, mucho donde escoger, y poco tiempo. Ya veremos.

Esta es mi escalada, la primera que me planeo de manera anual. Espero que os parezca interesante. Veremos si cumplo ese macroobjetivo de 120 miniaturas pintadas y cuántos de los tres objetivos. Y ya sabéis: ¡La guerra será en color, o no será!