sábado, 6 de enero de 2018

Reseña: Eisenhorn omnibus

  • Titulos: Xenos, Malleus, Hereticus
  • Autor: Dan Abnett
  • Editorial: Timunmas

En realidad, ya hace un par de meses que terminé la saga de Gregor Eisenhorn, pero no había encontrado el momento. Creo no exagerar si afirmo que es la trilogía más famosa del universo de warhammer 40k. Me la habían recomendado varios amigos desde hacía años, pero siempre tuve cierta ojeriza al universo del 41 milenio por ser jugador de fantasy (había una insana envidia al juego por parecer el ojito derecho de la compañía [Y así ha sido demostrado, de hecho]) Pero tras su lectura, puedo decir que lo ha cambiado todo, un todo pequeñito, un todo referido a este que escribe y sus gustos y aficiones, pero ¡Eh! Es mi blog.

AVISO: Reseña apta para alérgicos a los spoilers. Puede contener trazas referenciales.

Al lío. La trilogía comprende los libros Xenos, Malleus y Hereticus, y toma el nombre de los ordos en que se divide la Inquisición en el imperio del 41 milenio. Dan Abnett escribió el primero de los libros (Xenos) en 2002 tras la salida de un Codex de juego donde se reflejaba la idiosincrasia de la mencionada Inquisición dentro del imperio de la humanidad. La historia se centra en Gregor Eisenhorn, un inquisidor puritano del ordo Xenos en el subsector Helicano, que se ve envuelto en un extraño caso que le definirá más de lo que ningún otro hasta la fecha. Los tres libros narran el periplo de Eisenhorn durante gran parte de su vida, en su trabajo como inquisidor debe enfrentarse a los peligros de la disformidad, los cultos del caos, las intrigas políticas del imperio y distintas cuestiones éticas. Se trata, además, de una gran manera de mostrar el funcionamiento de un imperio galáctico tan grandioso como decadente, con grandes contrastes que el escritor sabe mostrar muy bien.

En la parte técnica, decir que se trata de un texto escrito en primera persona desde la perspectiva de Eisenhorn, en forma de (podríamos considerar) unas memorias sobre su carrera acerca de los eventos mas importantes que la conformaron. Además, el ómnibus de timunmas cuenta con dos relatos extra, que sirven de interludios entre las novelas, aunque aportan más bien poco.

Empiezo con lo bueno: los libros establecen un buen arco en la evolución tanto de la historia como de los personajes, sobre todo del protagonista. En Xenos, van apareciendo todos los miembros del séquito del inquisidor, que se mantendrán en mayor o menos medida en los siguientes libros, de hecho, los que aparecen de manera posterior en Malleus y Hereticus no convencen tanto como los primeros, quizá por hacerlo de manera poco orgánica. Los más relevantes son: Uber Aemos, un sabio con una patología que le impulsa a acumular datos de manera constante, el más antiguo aliado de Eisenhorn; Godwyn Fischig, un Adeptus Arbites que se convierte tanto en el músculo del equipo como en la voz de la razón en los debates ético-filosóficos del inquisidor; Alizebeth Bequin, que podríamos definir como "agente de campo" con el don de la nulidad (emite un campo que anula las capacidades psíquicas), extremadamente útil en el oficio de Eisenhorn, Bequin es el personaje con la evolución más interesante tras la del propio Eisenhorn; Medea y Midas Betancore, pilotos al servicio de Eisenhorn, ambos vitales, francos y competentes; Tobias Maxilla (un secundario de lujo) dueño y capitán de la nave Essene, que sirve al inquisidor en varios momentos a lo largo de su trayectoria. Otros personajes a destacar serían: Cherubael, Ravenor, Commodus Voke y Pontius Glaw.

Además, la historia de cada libro (por separado) resulta interesante por sí misma y colocadas en un crescendo de dificultad bien medido. En Xenos, Eisenhorn deberá ir descubriendo punto por punto un retorcido complot que mezcla cultistas del caos y una extraña raza alienígena. En Malleus un viejo enemigo de Eisenhorn desata una conspiración en la propia inquisición en que se verá envuelto el protagonista. Hereticus, por su parte, es la prueba final del inquisidor, el culmen de sus aventuras y la “batalla final” contra el gran enemigo.

En la parte negativa, aunque he dicho que por separado las historias funcionan y el arco está bastante bien planteado, no pude evitar cierta decepción en la historia detrás de los tres libros, y por tanto en el desenlace de Hereticus. Si bien tiene coherencia, el plan del gran-maloso-final me resultó un poco descafeinado, muy grandilocuente, sí, pero menos “serio” de lo que cabía esperar.


Miniatura de Games Workshop del
inquisidor Eisenhorn, muy difícil
de encontrar hoy en día.
Concluyendo: me parece una gran trilogía de entretenimiento, llena de aventuras. No he leído más de 40k, pero sin duda lo haré, quien tenga alguna sugerencia, será muy bienvenida. Además, esta trilogía ha servido para despejar mis injustificados rencores al universo, para que me acerque a él y quede deslumbrado (bueno, igual exagero) por su riqueza y originalidad. Muy recomendable para quienes no han leído nada de este universo hasta le fecha e indispensable para los amantes del hobby. 

Cabe terminar, mencionando que hace poco la Black Library anunció un nuevo libro sobre el inquisidor, recopilando muchas de las historias que han ido apareciendo a lo largo de los años. Pixel Hero Games sacó a la venta un videojuego en 2016 titulado Xenos, basado en la primera de las novelas.

domingo, 3 de diciembre de 2017

[Escalada] Noviembre 2017

Me he metido en un lío, cuando comencé la escalada no me acordé de añadir en los objetivos el kickstarter de Norba, y como es obvio me han entrado muchas ganas de pintar esas geniales ruinas en cuanto las recibí. Así que paso a modificar y aumentar el objetivo sobre escenografía, ahora comprende los siguientes elementos: sección de muralla con puerta, capilla, cabaña, muro de las súplicas, 4 estatuas, 6 secciones de muro, columnata, entrada palacio pequeño, 2 árboles, monolito, pozo, fuente, atalaya, gran arcada y esquina con escalera. 24 elementos de escenografía que harán de mi mesa una delicia.

Dicho esto, vayamos con la escalada propiamente dicha, estoy mejorando con la cámara y con los retoques para que quede suficientemente iluminado, creo que la calidad de las imágenes es mejor que en anteriores ocasiones, pero aún me queda por mejorar.

Para ver más grande, ya sabeis, clic derecho > ver en una pestaña nueva.


En octubre la vida (p*** vida, tete) no me permitió ponerme con los pinceles, y noviembre ha sido un mes raro, pero al menos he conseguido sacar adelante unas cuantas minis. 

El pintado:
El estilo Golemdeplata es sencillo y se repite en todas las miniaturas siguiendo seis pasos bien definidos:
  1. Imprimación (bien marrón, bien negra, bien blanca, dependiendo de si quiero que quede más sucio, con colores más claros o aprovechar las sombras)
  2. Coloras base: aplico una primera "ronda" de color a toda la mini
  3. Tintas: no es un diping per se, mezclo distintas tintas, y aplico en según qué zonas más o menos diluidas como a mi seso le venga en gana
  4. Pincel seco: si lo hubiera, por ejemplo, en pelaje y tal.
  5. Luces: aquí puedo volverme loco, aplico tantas rondas como me parece y/o hasta que me canse o esté de acuerdo con el resultado, siempre con pinceles poco cargados y con cuidado.
  6. Peanas: lo cierto es que las penas suelen ser anteriores a la mini salvo en alguna ocasión, ya que hago tandas de peanas y bueno, tienen cada una su trabajo.


Vista al frente!
La segunda de las bandas, Camelot pirata, ya tiene a Merlín a cargo de la expedición hacia Frostgrave, así como a su aprendiz, Tlaxcallán (no le he puesto yo el nombre), también se les une un arquero bretoniano reconvertido en pirata por obra y gracia de la masilla verde, con el que francamente estoy bastante descontento, pero así son las cosas.
P'atrás


Tlaxcallán, primer
discípulo de Merlín
Merlín con su buho
Arquímedes
Con quienes sí he quedado contento ha sido con ambos magos, es la banda de mi pareja y me apetecía currarme especialmente a los hechiceros. Estoy muy muy contento con el interior de la capa de Merlín, así como con su barba, la túnica se ve mejor con la mini en la mano que en las fotos, pero también está bien. Es una mini de Reaper para Dark heaven legends, y aunque la pintura se desprende de las aristas con que lo acaricias, una conversación con el barniz mate solucionó el asunto, aunque me da que necesitará de retoques con el tiempo.

Tlaxcallán también viene de Reaper, le tenía miedo a esta mini, quería hacer algo más colorido y pensaba que sería complejo, pero no, jugué un poco con los colores y al final fue mucho más sencilla de pintar de lo que pensaba, toda una delicia. Decidí hacerle de etnia suramericana y estoy contento con el resultado de la piel. Un único detalle es que apliqué barniz brillante para el cristal de la roca y el orbe.

Me lo imagino haciendo
ruiditos tipo BB-8
Grññiinnnnnnnnnn
La banda de los incursores de Karak-Orgal esta vez sólo aumenta su número con un constructo pequeño, una conversión con la caja de restos, es sencillo pero me parece gracioso. El resultado es una especie de dron de tierra que avanza entre la nieve imperturbable.










ardilla!

Estos lobos zombis son las dos miniaturas extra del ejército de lord Liche, siempre que pinto no muertos me lo paso genial, lástima que nunca me hayan gustado en mesa. Estoy contento con el resultado y pretendo darle reglas de la casa para Frostgrave.
No, p'al otro lado!

Escenografía: pues como anunciaba al principio, no he podido resistirme a echarle mano a la escenografía del kickstarter de Norba. Me he puesto con las dos estatuas, la fuente y el pozo, han sido muy agradables de pintar, he decidido no añadir nieve de momento, aunque lo vaya a jugar en Frostgrave, porque estoy un poco cansado de tanta nieve, así de sencillo. He añadido algo de vegetación trepando por las estatuas, y a la fuente le llené el fondo con cola debidamente tintada para crear ese resto de agua, no se aprecia bien, pero tiene un efecto de remolino que me gusta mucho.


OBJETIVOS

Y eso es todo por ahora, veamos cómo se quedan los objetivos después de estos dos meses extraños. Es mi tercer mes, y os recuerdo que hago la escalada en 10 meses, por lo que debería llevar un 30 % de cada objetivo para ir bien.
  • Banda de incursores de Karak-Orgal 6/14
  • Banda Camelot pirata 6/11
  • El ejército del Lord Liche: 10/38 Caaaaasi pero pero no, el 30% está en 11’4 minis!
  • Bestiario: 5/23 No hay avances y el 30% está en 6’9 así que mal
  • Contadores de Tesoro: 7/6 COMPLETADO en septiembre
  • Escenografía de Frostgrave: si en septiembre eran 14 elementos, tras los cambios se queda en 23, por lo que con lo pintado este mes estamos en 7/24. El 30% está en 7,2, así que lo damos por bueno, aunque en honor a la verdad, me estoy ocupando de lo pequeño, y queda lo más grande y que da más trabajo.
  • Objetivo bonus: 0/14 + diorama. Ná de ná, pero es el bonus, no se alarmen, señores.


En resumen, es mi primera escalada y me estoy encontrando con baches que no había previsto, y más que vendrán, pero me gusta continuar comprometido con ello. El mes que viene espero mantener los números en verde y al menos darle un buen empujón al ejército del Lord Liche, a ver si sale del rojo.

Un saludo!

martes, 14 de noviembre de 2017

Kickstarter de Norba Miniatures [Descajamiento]

En junio os hablé de este mecenazgo en el que participé adquiriendo una atalaya y muchas recompensas interesantes. El envío estaba previsto para septiembre y me llegó a mediados de octubre. Durante todo el proceso, los chicos de Norba estuvieron muy atentos, enviándonos actualizaciones periódicas del proyecto con fotografías incluidas.
Descajamiento de todas las piezas


El envío llegó bien, en una caja bien acondicionada y todas las piezas se encontraban en un estado correcto, un par de ellas ligeramente combadas, pero nada grave. Sobre la calidad, las encontré bien texturizadas y sin apenas líneas de molde, tanto la atalaya en sí como las recompensas. El único fallo que puedo mencionar, es la película sobrante que excede a las piezas en sí en algunas de ellas, supongo que se debe al proceso de fabricación, en las partes pequeñas he podido quitarlo tirando de cuter y ha quedado bien, pero la pieza más grande, la terraza de la atalaya, tiene una película inferior de un par de milímetros que hace que no encaje del todo bien con el resto, y no me atrevo a quitarlo porque puede quedar irregular y ser peor esa solución que el problema. No obstante, creo que una vez montada, pintada, y tirando de un poco de imaginación, apenas será visible.

En resumen, estoy muy contento con el producto y con la atención que nos han brindado durante todo el proceso. No puedo sino recomendaros la empresa y los próximos Kickstarter que se propongan.

Un intrépido arquero bretoniano se pasea por las ruinas de Norba
para que los lectores se hagan una idea de la escala de las mismas.
Aquí vista lateral de la atalaya.

Vista frontal/superior de la atalaya, el arquero
Rodric contempla el horizonte.

Rodric se ha subido a unas escaleras muy majas para tener
mejor visión de tiro y cobertura.

Rodric se ha encontrado con el apartado miscelánea de las
ruinas, de izquierda a derecha: fuente, pozo, estatua de pie
y cabezón de piedra ruinoso.

En esta ocasión Rodric no nos acompaña, pero son 20 peanas
de 2x2cm, decoradas con calaveras. Creo que es lo que menos
me ha gustado del kickstarter, pero vaya, nada grave.

Rodric posa junto al arco de estilo ChorretónDeColaIncluido
(eso es culpa de un servidor)

Rodric ha llamado a un colega enano para posar con dos
nuevas incorporaciones a la vitrina, un caballero de espada
corta y un señor enano con arma a dos manos.