viernes, 3 de abril de 2020

[Relato] Regreso a Frostgrave


No quería admitirlo, pero en el fondo se alegraba de estar de vuelta. Habían pasado meses, toda una estación, y había gastado cada una de sus monedas en “El último refugio”, una improvisada a las afueras de Frostgrave, ocupando lo que antaño fue una casa de postas en el camino. Era el último reducto de civilización antes de las gélidas ruinas de la perdida y reencontrada ciudad. Todos los que llegaban, con el brillo de la ambición en los ojos, pasaban por allí; y también todos los que lograban volver, heridos, mutilados, enloquecidos, y algunos, muy pocos, acarreando tesoros y antiguos artefactos arcanos.

A él le había costado toda una semana recuperar el habla, pero aún así no contó nada de lo visto y vivido. Era el único superviviente de una expedición de diez personas, sólo dijo eso, ni siquiera los magos de su banda habían logrado huir. Todavía tenía pesadillas donde veía sus cuerpos despedazados, su sangre brillando oscura sobre la nieve una noche de luna llena, una noche exacta a la que estaba viviendo. Quizá por eso su corazón latía con tanta fuerza.

Aquello no era una plaza, como había sugerido el arquero, sino un cementerio. Sobre la casi homogénea superficie de nieve asomaban algunas lápidas y estatuas, una trampa mortal que ocultaba simas y criptas subterráneas, donde hasta el aventurero más cuidadoso podía caer. Eso sin contar con viejos huesos y espíritus durmientes a los que no convenía molestar. Alrededor de aquel mar blanco y tranquilo, se encontraban nueve templos, algunos con sus altas torres prácticamente intactas, otros con sus cúpulas rotas y abiertas a las constelaciones. Incluso podían vislumbrar un puñado de siluetas colosales entre las ruinas, dioses olvidados cuyos gestos apenas se podían distinguir bajo la caricia de una luna llena y ominosa, teñida de un tenue rosa que poco a poco parecía volverse rojo.

El viento silbaba entre las ruinas, y se colaba bajo las gruesas ropas hasta llegar a la médula. La sensación le erizó toda la piel, y de pronto se sintió más vivo y despierto de lo que recordaba haber estado jamás. Un aullido destempló la noche, y luego llegó hasta ellos el eco de un coro, repitiendo rítmicamente la misma salmodia, un eco cada vez más alto y más claro.

La banda empezó a inquietarse, desenfundando las armas y maldiciendo su suerte. Incluso el mago parecía nervioso mientras intentaba descifrar las palabras del coro. Él ordenó silencio a sus compañeros con un gesto, e invitó al mago a acercarse hasta su parapeto para tener una mejor panorámica. Había prometido llevarle hasta allí, y allí se encontraban.

La luna de sangre brilló sobre sus cabezas, el blanco-azulado de la nieve pasó a teñirse de un oscuro escarlata, y uno a uno todos los templos comenzaron a iluminarse, encendiendo altas piras de pálidas llamas. El cántico continuó más y más alto, y de las ruinas poco a poco surgieron sombras sinuosas, se acercaban a los fuegos y unían sus voces mudas a la súplica, que reverberaba sobre las tumbas cubiertas de quieta nieve. Era un espectáculo magnífico y aterrador.

El capitán sonrió satisfecho. Sí, merecía la pena haber regresado a Felstad.



lunes, 24 de febrero de 2020

[Conversiones III] Elfas


Si en la primera entrada de esta sección os presenté un skitarii ranger, y en la segunda un rey necrófago, esta vez la publicación va de elfos, y os traigo 3 conversiones a falta de una, para compensar el silencio de estos meses.

Como algunos ya sabréis, este 2020 quiero empezar a pintar mi viejo ejército de Altos Elfos, los Guardianes de Saphery, pues bien, con esa idea me puse manos a la obra para personalizarlo un poco, y una cosa que me gustaba, era la idea de introducir más figuras femeninas.

Arquera elfa: esta conversión pretendo que me sirva como capitana para mis arqueros. La conversión es sencilla, parte de un cuerpo inferior de arquero alto elfo (6), un torso de Hermanas de Avelorn (2), cerrado por atrás con una capa de greenstuff (5), y una cabeza (1) también de hermanas de Avelorn. El brazo derecho con un draco (8) lo saqué de las Melusai Blood Stalkers. La mano izquierda con el arco (3) ha salido de la caja de restos, creo que es del Imperio, pero no estoy seguro. Termina la conversión un carcaj en la parte de atrás (4) con un cinturón de greenstuff que lo cierra alrededor de la miniatura, aunque no es aprecia bien. Y por última una espada (7) creo que de Yelmos Plateados de los Altos Elfos. Estoy contento con el resultado, la capa y el pelo le da dinamismo a pesar de la posición de las piernas, como si soplase el viento. El draco quizá quedó un poco más inclinado de lo que pretendía, pero bueno, nada grave.

Lancera elfa: y al igual que su compañera, esta elfa ha sido construida para liderar mis lanceros. De nuevo, parto de un cuerpo inferior de lancero normal (7), y sigo con un torso de Hermanas de las espinas (2) de los elfos silvanos. La cabeza (1) es, de nuevo, de las hermanas de Avelorn de los altos elfos, pero el pelo ondeando al viento aquí no casaba tanto, así que lo corté y esculpí un poco para que no quedase tan discorde con el resto de la miniatura. Los brazos (9 y 4) son de lancero alto elfo, aunque cortados y corregidos, sobre todo el derecho (3) que tuve que esculpir con greenstuff, a ver cómo queda pintado esto que no lo tengo del todo claro... Para la lanza, partí de una de los propios lanceros altos elfos, que rematé abajo con un mango de hacha de los guerreros enanos (5) y arriba con una espada de altos elfos (15) para la hoja. Añadí adornos a la cota de malla inferior para darle un poco más de presencia, utilicé hoyas de hachas de guerreros enanos (6) y un trozo de símbolo élfico de los lanceros para la parte trasera (14). El trozo que quedaba lo puse arriba (13). Para el escudo, quería algo imponente, utilicé un escudo de caballeros del caos (10), con el símbolo debidamente limado, y sobre el cual añadí el símbolo de Saphery (11) y un adornito más (12). Y ya está. Me gusta, pero tengo más reservas que con la primera y quiero verlo pintado antes de juzgar.

Vampiresa élfica: Ya, ya sé, es raro. Os explico, en mi trabajo tienen la costumbre de celebrar una comida por estas fechas e intercambiar regalos hechos por uno mismo, y yo pues me animé con una figurita que es lo mío. Como llevo poco en la empres y apenas conozco a la gente, me tocó una chica y decidí hacer algo único, no simplemente pintar alguna que tuviera. Opté por una elfa guerrera, pero luego supe que a ella le gustaban los vampiros y... bueno, en el pintado lo comprenderéis. Estoy escribiendo esto cuando ya está terminada y entregada, pero tengo fotos. Al turrón: Partí de un cuerpo (6) de guardia forestal, al que levanté con cuter el reborde de la sobrecapa para esculpir los senos (7). Aunque parezca que tiene pezones, en el pintado queda bien, ya vereis. Seguí con una cabeza de hermanas de la espina (1) también de elfos silvanos, sobre la que esculpí el pelo (2) con greenstuff). Los Brazos (3) son de lanceros Altos Elfos, al igual que la lanza (5). El escudo es de caballeros gélidos de los Elfos Oscuros (4)

La base extraña (10) se deba a que la miniatura va a una caja. Os la mostraré con las fotos ya pintada. Aparte de la caja en sí, tomé un tapón (9) para elevarla un poco a la vista, e improvisé la base (8) con trozos de plástico, corcho y arena. Lo de siempre, vaya.

Y eso es todo por hoy. ¿Qué os parecen? ¿Alguna predilección?

sábado, 4 de enero de 2020

[Escalada 2020] Objetivos


Pues tras las 109 miniaturas pintadas el año pasado sobre un objetivo no cumplido de 120, este año me veo obligado a volverme mucho más comedido, al menos en inicio. ¿Por qué? Tres razones: 1, tengo un nuevo trabajo, cuyas responsabilidades me ocupan mucho tiempo; 2, quiero pintar distinto y quiero pintar cosas grandes; 3, han aparecido otros proyectos personales a los que quiero dedicar tiempo.

Así pues, el objetivo de este año se reduce a 70 miniaturas. Lo sé, es una rebaja drástica, pero con mi nueva disponibilidad y con las cosas que quiero pintar se me antoja hasta ambicioso. De hecho, pensaba dejarlo simplemente en la mitad, 60 miniaturas, pero finalmente me he animado a subir la apuesta. Este objetivo de 70 miniaturas estará repartido de la siguiente forma:

  • Blackstone fortress: Quedaron 8 miniaturas sin pintar de mi escalada anterior, que quiero terminar, además he adquirido unos spindle dron más y tengo previsto alguna compra adicional, empezado por el ambull. Podría parecer fácil, pero son casi todo personajes, así que requieren mimo. Suman 14 miniaturas.
  • Ejército enano: quedaron otras 8 miniaturas sin pintar de mi escalada anterior. En realidad, este es el pequeño gran desastre del año pasado, porque era un objetivo de quince miniaturas y no logré terminarlo, pero espero cerrar el ejército este año sí o sí, y cuanto antes, mejor; aunque también son casi todos personajes. 8 miniaturas.
  • Iniciativa Nexus-1: mi ejército del Mechanicus debe seguir aumentando para gloria del Omnissiah, quiero jugar mi primera partida a 40K este 2020, me apetece mucho, así que espero tener pintado todo el ejército, y traeros mis primeras listas y tal. Ahora mismo tengo 12 miniaturas sin pintar en casa, y quiero hacerlo bien. Empecemos por ahí.
  • Guardianes de Saphery: mi ejército de altos elfos es el mayor que tengo y llevo mucho tiempo queriendo pintarlo. No pretendo hacerlo todo este año, pero espero comenzar con buen pie. Pudisteis ver unos primeros arqueros en diciembre, una prueba de esquema de color, y puesto que me ha gustado, a ello voy. Tengo para dar y tomar, pero para empezar me he fijado una cifra redonda de 25 miniaturas, y ya iremos viendo.
  • Miscelánea: Este objetivo se corresponde más o menos con el que denominaba “libre albedrío” el año pasado, pero en esta ocasión no será elástico, me pongo una meta de 11 miniaturas para ir rebajando esa marea gris de pequeños proyectos pendientes, caprichos y regalos para amigos.


Si me paso con algún objetivo, mejor que mejor, pero la idea es cumplir todos, y cumplir con el marcador mínimo de 70 miniaturas pintadas durante el año.

Procuraré subir los resúmenes cada mes, aunque sea tarde, eso sí, la calificación positiva o negativa no se medirá únicamente por la cantidad de miniaturas pintadas, sino por cómo me siento con el trabajo realizado durante el mes. Quizá un mes sólo termine un par de miniaturas, mientras otras están a medias, o quizá esté dedicando mucho tiempo a otra mini, o lo que sea. En las conclusiones de cada mes os lo contaré todo. ¡Deseadme suerte!

¿Y vosotros, cuáles son vuestros objetivos de pintura este año?

Pd: Tras escribir los objetivos para la escalada, en el Open Day se ha anunciado un nuevo ejército de Elfos comandado por Teclis para primavera… No voy a modificar mi escalada porque habrá que esperar a verlo. Yo no soy de compras impulsivas justo con la salida de un ejército, pero es posible que  añada un nuevo objetivo suplementario en primavera (ay señor, mi cartera) Todo dependerá de cuánto me gusten las miniaturas, pero si está Teclis... casi que sí.